13 julio 2008

Acerca de la Intervención y la Formación

Intervención

La intervención es lo que viene entre, la idea entre la pauta y la acción. Es una acción consciente y deliberada, no es espontánea, que intenta modificar la práctica educativa. “La intervención es el intento de modificación de la práctica desde una acción consciente, de la que puede o no resultar modificada y, de serlo, no necesariamente en el sentido esperado” (Silber. 2004. Pág. 4)

La intervención en cuestiones relacionadas a la educación y a la formación está enmarcada dentro de una complejidad en la cual la acción pedagógica puede tomar significación en un contexto determinado, al proceso dinámico, que se desarrolle tanto individualmente como socialmente. El proceso formativo sería el efecto de esta acción pedagógica.

La intervención no es concebida como una práctica sino que es intento de modificación de esa práctica o no, se realiza desde una acción totalmente consciente que interpela a la modificación, pero no necesariamente dentro de las acciones pedagógicas se tiene que dar el sentido que el educador esperaba.

Furlan y Pasillas afirman “ La pedagogía no convierte naturaleza en cultura” ( Furlan y Pasillas, 1994 Pág. 23) lo que quiere decir es que la intervención a la que el docente va a estar inmerso no va a ser sobre la nada sino que el alumno ya es producto de otras intervenciones, se interviene sobre la intervención racionalizada para potenciar, legitimar y/o intensificar un conjunto de prácticas.

“La idea de intervención es inherente al acto educativo. En el sentido preciso de pretender forzar el comportamiento del otro... para que haya educación tiene que haber una especie de influenciar, provocar, impactar en el otro. Una intencionalidad.” (Antelo. 2005. Pág. 173).

Siempre que se plantee la educación la idea de influencia siempre está inscripta en cualquier acción, según Antelo, no puede haber educación sin otro que esta siendo preparado para ser educable, existe una demanda a punto de ser atravesada por la intervención, es ahí cuando la oferta debe ir mas allá de lo que se nos esta pidiendo. Lo educativo tiene que ser inconmensurable y desmedido, no debo dar hasta cubrir las demandas sino que, tiene que haber una intencionalidad, un apetito de vínculo, una promesa de transformación del ser.

Para llevar a delante la intervención es necesario que se establezca una relación de confianza entre los sujetos. “La confianza es una hipótesis sobre la conducta futura del otro…Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de otro” (Cornu. 1999. Pág. 19) Es importante que se establezca una relación dialógica entre los sujetos y no abusar del poder que posee el educador. “En pedagogía consiste en no confundir el no-poder del educador en lo que hace a la decisión de aprender y el poder que sí tiene sobre las condiciones que posibilitan esa decisión”. (Meirieu. 1998. Pág. 85) “La construcción del espacio de seguridad como marco posible para los aprendizajes, y el trabajo sobre los sentidos como un poner a disposición de los que aprenden una energía capaz de movilizarlos hacia los saberes.” (Meirieu. 1998. Pág. 86)

Formación

Para que se de la formación si o si tiene que haber un proceso reflexivo de cada individuo. “Reflexionar es al mismo tiempo reflejar y tratar de comprender, y en ese momento sí hay formación” (Ferry. 1997. Pág. 56)

Ferry explica la formación como una dinámica de desarrollo personal, el sujeto se desarrolla solo o por sus propios medios, es un proceso interno del sujeto, no hay formador de alguien porque si lo hubiera ya sabríamos cual sería el resultado: el formador reproduce sin dar lugar a la reflexión. Pero esta definición no seria completa ya que en un proceso de formación entra en juego factores que están presentes en el contexto social al que pertenece el sujeto. Algunos de estos factores pueden ser las relaciones sociales, el ambiente cotidiano, el curriculum, los contenidos, etc.

Es interesante la mirada de Lizárraga Bernal que explica la formación como un proceso de prácticas “cuando decimos que la formación es un proceso de práctica, hablamos de reflexión, de intercambio, de interacción entre sujetos, de diálogo estimulante de quienes tienen inquietudes comunes” (Lizárraga Bernal. 1998. Pág. 159).

El individuo está inserto en una matriz socio-histórica que condiciona su formación. “La formación es la resultante de la articulación de procesos socio-históricos y procesos individuales. Los primeros operan como procesos condicionantes y los segundos como procesos de especialización de la formación del individuo” (Lizárraga Bernal. 1998. Pág. 161).

También es importante que “La formación puede ser entendida como acto de construcción de porvenir. En tal sentido, da lugar a una lucha entre lo necesario, lo deseable, lo posible, lo potencial y lo realizable” (Lizarraga Bernal. 1998. Pág 172).

Entonces, se podría decir que la formación no solo es un proceso individual sino es una articulación de ese proceso individual con los procesos socio-históricos. La formación es la instancia más valiosa en la dialéctica entre la enseñanza y el aprendizaje. La formación es lo que el sujeto hace con aquello que recibe, es el resultado de este proceso que se da en forma permanente en todos los ámbitos sociales.


Bibliografía
Antelo, Estanislao: “Notas sobre la (incalculable) experiencia de educar”. En Educar: ese acto político, Ciudad de Buenos Aires, del estante editorial, 2005.
Cornu, Laurence: “La confianza en las relaciones pedagógicas”, en Frigerio, Graciela, Poggi, Margarita y Korinfeld, Daniel (comps.) (1999) Construyendo un saber sobre el interior de la escuela. Ediciones Novedades Educativas. Bs. As.
Ferry, Giles (1997) Pedagogía de la formación, Fac. de Filos. y Letras- UBA, cap. 1.
Furlan, A. y Pasillas, M.A.: “Investigación y campo pedagógico”, en Revista Argentina de Educación, Asoc. Grad. en Cs. de la Educ., 1994, nº 20.
Lizárraga Bernal, Alfonso: “Formación humana y construcción social: una visión desde la epistemología crítica”, en Revista de Tecnología Educativa, Vol. XIII, N” 2, Santiago, Chile, 1998.
Meirieu, Philippe (1998) Frankenstein educador. Barcelona, Editorial Alertes, 1998, cap. “A mitad de recorrido por una verdadera ‘Revolución Copernicana’ en Pedagogía”.
Silber, Julia (1994) “Intervención y acción pedagógica”. Ficha de cátedra.