13 julio 2008

La matriz del proyecto de la Modernidad

El presente trabajo1 consiste en realizar una reconstrucción de la matriz del Proyecto de la Modernidad. Se pretende romper con la influencia de las ideas del mundo central europeo y recuperar la historia desde una mirada latinoamericana.

Se tomará el análisis desde la mirada de matriz de pensamiento teórico-político que propone Alcira Argumedo. La que define como “a la articulación de un conjunto de categorías y valores, constitutivos, que conforman la trama lógico conceptual básica y establecen los fundamentos de una determinada corriente de pensamiento.”
Dicho proyecto moderno ha causado importantes transformaciones socioculturales en la vida cotidiana de los hombres. Los idearios de este proyecto han provocado rupturas en:
· la construcción del sentido del tiempo, el abandono de la temporalidad del ciclo para pasar a la producción,
· la implementación de nuevas formas de producción industrial mecanizada, estandarizada,
· nuevas formas de organización del saber,
· una fuerte centralidad del estado con instituciones que regulan las conductas de los sujetos.
Todos estos cambios han transformado el sentido de vida cotidiana de los sujetos, la cultura y la forma que tienen de concebir al mundo.

La ruptura en el sentido del tiempo fue clave. Jesús Martín Barbero dice que el tiempo del ciclo posee su eje en la fiesta. La fiesta es lo que “renueva su sentido, como si la cotidianeidad lo desgastara y periódicamente la fiesta viniera recargándolo renovando el sentido de pertenencia a la comunidad”.
En cambio, con la llegada de la modernidad, este sentido del tiempo ha sido transformado. El nuevo eje de organización de la temporalidad es la producción. Y la fiesta es transformada en espectáculo, ya no es para ser vivida sino para ser mirada y admirada.
Esta ruptura del tiempo puede ser observada a lo largo la película “Tiempos Modernos” de Charles Chaplin filmada en 1936. El film es una crítica con humor del capitalismo y la mecanización de la producción en la era industrial. Deja en claro la deshumanización del hombre y su explotación laboral, y la lucha de los obreros a través de huelgas y manifestaciones.
La producción dentro de la fábrica marca el tiempo de vida de los obreros. La película muestra la deshumanización constante del sujeto. Por ejemplo al inicio se ven imágenes de ganado corriendo apretados, y en forma inmediata aparecen los obreros saliendo del subte, y apresuradamente entran todos juntos a la fábrica. Es evidente la deshumanización que sufre el hombre viviendo como si fuese un animal al ritmo del tiempo de producción.


“La aparición del reloj posibilita la unificación de los tiempos” explica Jesús Martín Barbero. En la película la primer imagen que aparece es la de un reloj en un primerísimo primer plano, como fondo de pantalla mientras pasan los títulos de presentación.
Tal es la importancia que tiene la maquinaria y su funcionamiento que marcan el ritmo de vida. En la película, por ejemplo, la máquina se come al mecánico. Y Chaplin trata de rescatarlo. Pero suena el timbre del almuerzo y frena el rescate, aunque sea más importante. Y se sienta a comer, y hace comer al mecánico mientras todavía sigue preso de la máquina. Termina la hora de la comida y continúa el rescate. Esta escena muestra con mucho humor cómo es que la producción marca el tiempo de vida de los sujetos.
“El descubrimiento por el mercader del valor del tiempo da origen a una nueva moral y una nueva piedad: perder el tiempo se convierte en pecado grave” (Martín Barbero, Pág. 100) En el film, Chaplin deja de trabajar y va al baño y comienza a fumar un cigarrillo y aparece el presidente en una pantalla que le ordena “¡No pierdas tiempo! ¡Vuelve al trabajo!” y el personaje vuelve rápidamente a su lugar de trabajo.

Este nuevo sentido del tiempo trasformaba la vida cotidiana de los sujetos. Las relaciones interpersonales estarían relacionadas con el nuevo ordenamiento de la vida diaria a causa de los procesos de industrialización y urbanización. “La concentración de población en grandes ciudades, las modificaciones de la vida familiar a causa del trabajo asalariado fuera del hogar, las rutinas impuestas por el ritmo de las fábricas son elementos tan significativos como los propios medios para comprender las nuevas modalidades que asume la socialización de los individuos en una sociedad de masas.”(Mata. Pág.14)

La vida cotidiana familiar consistía en que los hombres eran los que salían a trabajar para mantener a la familia, y la mujer debía quedarse en dentro de la casa al cuidado de los niños y los quehaceres domésticos.

En cuanto al papel de la mujer, hay una fuerte postura de sexo y género en los tiempos modernos. Los lugares importantes en la sociedad eran ocupados por hombres, las mujeres eran relegadas. “Se mezcla machismo con racionalismo, el papel que las mujeres han desempañado en la transmisión de la memoria popular, su obstinado rechazo durante siglos de la religión y la cultura oficiales.” (Martín Barbero, Pág. 101)
El papel valorado de la mujer en la película es en el rol de ama de casa, sirviendo felizmente a su marido. Se muestra a una mujer que quiere un marido para cocinarle y una casa para limpiarla. Todo eso la hará feliz. Se puede ver cuando sueñan Chaplin y la chica, cuando ven como se despide una pareja frente a su casa, el marido besa a su mujer y ella se queda contenta con el delantal puesto y se introduce corriendo y saltando de alegría dentro de la casa.
Conforme al papel que tenían en la sociedad. las mujeres consumían productos para el hogar. Durante décadas, Doña Petrona fue un ejemplo a seguir en la cocina por las amas de casa. Su lema "sin buena cocina no hay familia feliz" y así publicó libros, y se difundió en revistas, radio y televisión para el público femenino.
Por ejemplo es curioso un folleto de la época que vende “La olla que cocina sola”, y anuncia “¡señora sea moderna! No pierda su tiempo en cuidar la comida. “la cocinera no necesita cuidar ni dar vuelta la comida, su atención se concreta a darle el tiempo necesario, puede irse de compras y volver en el momento oportuno para a pagar el fuego.” La señora moderna podría cocinar y comprar a la vez y sin perder el tiempo.


Algunas voces de mujeres de la época reafirman cuál era el papel de la mujer. Margarita de 65 años cuenta “mi pensamiento acerca de la familia era la mujer en la casa y el hombre trabajando. Un hombre tenía que tener trabajo y ser una persona honesta y la mujer tenía que ser casera, una mujer buena. “ Quizás si la mujer pretendía trabajar iba a ser mal vista.
Las mujeres tenían actividades muy diferentes que los hombres, todas actividades para realizar dentro de la casa. Otra señora dice “Siempre me gustó estudiar, pero en esa época el padre pensaba que no era necesario que la mujer estudiara. El varón sí pero la mujer no…. Fui a aprender a coser, a bordar, a tejer, a cocinar, pero estudiar no.” También Norma de 78 años “A mi me gustaba mucho el estudio. Estudié pintura, arte decorativo, bordado a mano, a máquina, costura…. también quise estudiar inglés y piano, pero el novio que tenía en ese momento no me permitió que estudiara, entonces no lo pude hacer.” Asimismo, Iris de 73 años también cuenta “las mujeres éramos criadas ya con una expectativa de futuro de formar un hogar y tener hijos. No había esa libertad de ahora porque a las mujeres se les enseñaba que vayan a hacer corte y confección”.
María Cristina Mata explica que los procesos de socialización y las relaciones interpersonales son sensiblemente distintas a nivel urbano y rural o entre generaciones y sexos diferentes. Y menciona que “para las mujeres amas de casa, esposas confinadas a las rutinas hogareñas, la radio tuvo en sus orígenes una significación muy diferente a la que tuvo para los hombres”.
Iris de 73 años dice “La radio en el aire comunico a la gente. La televisión es lo único que nos esta abriendo los ojos, el hecho de que te traiga las noticias al momento que antes no te enterabas...” Para ellas el medio representó…. “la posibilidad de conocer asuntos públicos que eran patrimonio masculino y a partir de ese aunque fuera mínimo nivel de información, la posibilidad de dialogar con esposos e hijos que usualmente accedías a múltiples espacios de interacción social tales como la fábrica, el bar, el club y hasta el transporte público.” (Mata. Pág.15)

El concepto de familia tiene gran relevancia en la era moderna. Por ejemplo existía bibliografía que enseñaba como educar a los niños. Un libro titulado “El mundo de los niños. La familia.”, que fue publicado en 1958. En sus primeras páginas explica que este libro no debía estar al alcance de los niños como si fuese algo prohibido. Y en sus páginas explica que el matrimonio quedará incompleto sin los hijos. Dice “una persona normal asume gustosa la responsabilidad de cuidar y educar a sus propios hijos” y todo el mundo tiene un alta estima a las familias sanas moral y físicamente.” …“es orgullo para el padre ver destacar a su hijo entro los otros hijos”. Y con respecto al tiempo libre de los niños .…“aunque no se pueda distraer el tiempo dedicado al trabajo o las horas destinadas al propio esparcimiento”.. “precisa distribuir el tiempo de tal modo que les queden ratos libres para tomar parte en sus diversiones”. Y sostiene la “formación de la familia sana y dichosa”, y que “la familia es el pilar sobre el que se asienta la sociedad”.
El principal proyecto de vida de los sujetos era casarse, formar una familia y bajo un techo propio tener hijos. Si no pasaban por el registro civil era mal visto. Así la formación de una familia está ligada a una forma jurídica del estado, el matrimonio por ley.
Pitica de 82 años cuenta “en esos tiempo tener un hijo sin estar casada no estaba bien visto. Por más que estuviera en pareja era como ser una madre soltera. Finalmente nos casamos.” Como también Luis de 65 años “Mi sueño siempre fue pensar en tener una familia, un trabajo, hacerme una casa y tener hijos. Mi vida era trabajar y hacer una familia. Y lo cumplí, tengo cuatro hijos… En ese tiempo la gente se casaba, había conductas establecidas, estaba mal visto si no nos casábamos.” O Norma de 78 años, “yo tuve cuatro hijos y los cuatro salieron casados de mi casa, los casé, como Dios manda…Tener una casa propia, formar una familia y ser felices. Siempre mirando hacia un futuro…Es hermosa la familia, en este momento si nos llegamos a reunir todos, no cabemos ni en toda la casa.” O como también Margarita de 65 años “No se si antes se aparentaba o era realmente, que la familia era más unida. Se tenía muy en cuenta el concepto de familia, que ahora pienso que no existe”.

Una característica que tenían los sujetos de la época es la poca comunicación verbal que existía entre los miembros de la familia. Principalmente la relación padres hijos. Predominaba la escasez de expresión de sentimientos quizás por miedos, por reprimirse, etc. O tenían prácticas que estaban establecidas en la sociedad y nadie cuestionaba. Como una señora mayor recuerda “Cuando murió mi papa, mi mama nos hizo estar tres años de luto. No se podía escuchar la radio, ni nada. Tenían luto, medio luto...El primer mes, qué ridiculez, yo ahora lo pienso y no se puede creer. El primer mes los vecinos te hacían los mandados porque nosotras no podíamos salir a la calle. El varón sí, pero las mujeres no.”

Con respecto a los sentimientos, éstos serían concebidos como si fuesen una relación de causa y efecto. Por ejemplo, en un “Manual de Psicología” de 1946 explica que nuestros estados afectivos se reducen solo al placer y al dolor. Y define que “los sentimientos se originan en nuestras tendencias que pueden ser fisiológicas como las necesidades orgánicas y psicológicas como las inclinaciones”. Y realiza una clasificación de los sentimientos como si estuviesen muy determinados. Dice “se dividen en individuales, sociales, intelectuales, estéticos y religiosos”. Lo interesante es ver dónde ponían el acento, por ejemplo los sentimientos individuales son “el amor propio, estimulado por los halagos y humillado por los fracasos”. Y los sociales “como la amistad, afectos de familia, a la patria y a la humanidad”. Estos tienen que ver con los lugares donde se legitiman los valores dominantes.

Siguiendo con la idea de pensar en el sujeto. D. Riesman diferencia dos clases de carácter social que pertenecen a las sociedades modernas que denomina “dirección interna” en la era de producción y de “dirección por los otros” en la era de consumo. Estas dos categorías son ideales pero funcionan ambos en la era moderna.
La fuente de dirección del ‘individuo dirigido internamente’ se implanta desde temprano en la vida por la acción de los adultos. Por ejemplo sería desde la familia, haciendo referencia a lo dicho anteriormente. El proceso de socialización instala un ‘giroscopio psicológico’ o una brújula que una vez establecido por los padres y otras autoridades, mantiene el rumbo. Si se aparta, el sentimiento de culpa actúa como señal de alarma y castigo. Esto es una especie de autocontrol. En el interior del sujeto que se han establecido las normas de lo que esta bien y lo que está mal visto, si realiza algo fuera de lugar opera el sentimiento de culpa. Además, “el trabajo aparece como un modo de relacionarse con objetos físicos e ideas, y solo indirectamente con la gente. La propiedad se convierte en una parte extensa del si mismo individual, mientras que la esfera del placer y el consumo constituye un número de relleno” (Heler. Pág.145) El sujeto moderno se define por lo que hace, y se afirma como individuo al entrar en el proceso de socialización. Y la adquisición de la casa tiene un lugar importante.
En cambio, el ‘individuo dirigido por otros’ corresponde a “un mundo encogido y agitado por el contacto, acelerado por la industrialización, entre razas, naciones y culturas, donde se hace posible el goce de la abundancia material y del ocio.” (Heler. Pág.146) “El nuevo mecanismo se asemeja a un radar psicológico destinado a descubrir la acción, en particular la acción simbólica de los otros” (Heler. Pág.147) Acá la movilidad social depende menos de lo que uno es y de lo que uno hace que de lo que los otros piensan de uno para manejar a los otros y dejarse manejar.

Por otro parte, Martín Barbero explica que otro punto clave de la enculturación fue la transformación del saber y de los modos populares de transmisión. Con la persecución de las brujas se intentó abolir “un mundo descentrado, horizontal y ambivalente”. Ese mundo era “un saber poseído y transmitido casi exclusivamente por mujeres, más del setenta por ciento de los acusados, torturados y ajusticiados por brujerías fueron mujeres.” (Martín Barbero, Pág. 101)



Como también “la escuela va a jugar un rol preponderante. La escuela no puede cumplir su oficio, esto es, introducir a los menores en los dispositivos previos a la entrada en la vida productiva, sin desactivar los modos de persistencia de la conciencia popular.” Explica Martín Barbero. “La escuela funcionará sobre dos principios: la enseñanza como llenado de recipientes vacíos y la moralización como arrancando de los vacíos”. La escuela neutralizará el aprendizaje desvalorizando las culturas populares que pasarán a ser atrasadas, vulgares, con un sentimiento de vergüenza para quien la exprese.
Con respecto a la educación Ricardo Nassif, la explica como un proceso cultural. La educación puede explicarse como un mero acto de transmisión de pautas culturales y sería una mera sociabilización o enculturación, la incorporación de los hombres a la cultura de un grupo determinado. La endoculturación sería una de las funciones primarias de la educación, como adaptación y sociabilización. Pero la cultura requiere una serie de actos subjetivos e intersubjetivos, creadores y transformadores de la cultura. Habla de la educación en un camino de subida y las formas posibles de acceso son “las crítica de la cultura, la transformación de la cultura y la creación de la cultura” (Nassif.1982. Pág.74) Una visión educativa como hecho de cultura, envolvente de lo individual y lo supraindividual, de la asimilación y la creación cultural, dentro de un proceso dinámico y dialéctico.
Los sujetos de la era moderna se han ido formando en diversos ámbitos por los que ha transcurrido su vida cotidiana. La familia, la escuela, el trabajo, la religión, los amigos, el barrio, etc. Por eso, “la comprensión integral del proceso educativo dentro del proceso cultural, puede no darse si se pierde de vista al hombre... La cultura es lo producido por el hombre, pero también lo vivido y lo experimentado por él en la marcha hacia su propio destino.” (Nassif.1982. Pág.79)
Los procesos que propone Nassif son la conservación y la transformación en todo proceso educativo entendido como proceso cultural. Estas pueden articularse con las categorías que propone Margaret Mead para analizar los diferentes tipos de culturas. Estas serían las “postfigurativas, en la que los niños aprenden primordialmente de sus mayores; cofigurativas, en la que tanto los niños como los adultos aprenden de sus pares, y prefigurativas, en la que los adultos también aprenden de los niños” (Mead. 1969. Pág.35)
Estas categorías entran en juego en todas las culturas y van a marcar una marcada diferencia según cual sea el entorno del sujeto. Sería imposible pensarlas por separado. En comparación, las postfigurativas pueden pensarse como conservación y las cofigurativas como transformación. Hay una interrelación entre lo que se aprende sobre cosas viejas de sus padres y cosas nuevas de sus pares. Entonces en la era moderna entran en juego algunas cosas aprendidas de los padres como la práctica religiosa, el casamiento, y todos aquellos conocimientos transmitidos por tres generaciones. Y lo aprendido por los pares, como por ejemplo con respecto a una nueva tecnología, o a la sexualidad, ya que era un tema tabú y los padres no daban ninguna información al respecto.

Refiriéndose a la heterogeneidad de las culturas, Caruso y Dussel citan a Raymond Williams que señala que en “toda cultura hay elementos residuales, dominantes o emergentes que la formación cultural hegemónica articula en forma diferenciada” (Williams. 1980) “los elementos residuales provienen de otras formaciones culturales de pasado, pero son elementos activos en el presente…. Los emergentes son los innovadores, los elementos que irrumpen, los nuevos valores o instituciones sociales…..los dominantes son los que articulan a todo el resto, los típicos representantes de su época y de los sectores culturalmente dominantes.” (Caruso y Dussel. Pág.24)
“Williams diría que una formación cultural va a ser tanto más hegemónica…cuantos más elementos heterogéneos pueda incluir. Esta heterogeneidad implica también conocer la multitemporalidad que constituye a la cultura: el ayer, el hoy y el mañana se entrecruzan en las tradiciones heredadas y actuadas, en las perspectivas de futuro que nos alientan a cada unos de nosotros” (Caruso y Dussel. Pág.25). Como también se asemeja al concepto de culturas híbridas que desarrolla Néstor García Canclini.

El concepto de cultura ha sido construido con diferentes significados a lo largo del tiempo. “Con el iluminismo en el siglo XVIII, la cultura pasó a ser un equivalente de cultura letrada y cultura culta. La cultura era el nivel superior del progreso civilizatorio; y su expresión máxima era la razón….Era una versión unitaria, porque planteaba la unicidad del desarrollo cultural y sobre todo del punto de llegada de ese camino, y era una versión etnocéntrica, que dejaba afuera de la cultura a la mayor parte de la humanidad. “(Caruso y Dussel. Pág.17)
En contraposición, Carlos Marx denunció que la “sociedad capitalista estaba dividida en clases, y que una -la burguesía- explotaba a la otra -el proletariado-. Y esta explotación implicaba también una desigualdad cultural..”(Caruso y Dussel. Pág.18). Ésta sería una concepción binaria, ya que hacían una diferenciación entre cultura burguesa y cultura obrera, cultura alta y cultura popular.
Más interesante es el concepto de Clifford Geertz que abre un abanico y define a la cultura como intercambio de significados. “Solo describiendo en profundidad una cultura, podremos captar los significados que ciertos comportamientos o rituales tienen dentro de ella….hay que superar el etnocentrismo que nos lleva a considerar nuestra propia cultura como superior o mejor que las otras.” (Caruso y Dussel. Pág.24)

Otro proceso importante es la formación del estado moderno y la consolidación definitiva estado - nación. Martín Barbero explica que dos son los dispositivos sobre los que funciona la centralización: la integración horizontal, el estado muestra su incompatibilidad con una sociedad polisegmetaria como la conformada por las culturas populares regionales; y una integración vertical, la implantación de una relaciones sociales nuevas donde cada sujeto es desligado de la solidaridad grupal y religado a la autoridad central.
El estado pasa a ser un aparato jurídico de cohesión social, garantiza la seguridad de todos. “La eficacia de la represión…proviene y se reproduce desde una multitud de mecanismos y procedimientos dispersos y a veces contradictorios.”
Las clases populares percibieron la dominación y la enfrentaron con movimientos sociales con que resistieron la enculturación. Lo que el capitalismo destruía era no solo un modo de trabajar, sino un modo entero de vivir.

Martín Barbero explica que “se ha denominado preindustrial al período de cerca de cien años durante el cual la sociedad se va adaptando a los cambios producidos por la industrialización a cuyo término la sociedad queda transformada radicalmente. Durante ese período las clases populares van a ser sujeto activo de movimientos casi permanentes de resistencia y de protesta”
En la película “Tiempos modernos” es constante la realización de huelgas generales. Los trabajadores en las calles manifestándose. El sufrimiento y el maltrato que sufren los obreros. Uno es baleado en una de las manifestaciones por reclamar mejores condiciones de trabajo.
También se observa que Chaplin no logra tener un trabajo estable. Pasa por varios puestos de trabajo en los que es maltratado, explotado y echado. Tal es el abandono de los trabajadores, que pasan hambre. Y los nombran como grupos que no pueden ser controlados por los mecanismos del estado. En el diario lee “grupos incontrolados se lanzan sobre comida gratuita”.

Es excesivo el control que se instala en toda la sociedad. Cada vez que hay una disfunción en alguna conducta, hay alguna institución del estado que lo corrige. El personaje cuando enloqueció por la presión del trabajo, lo atraparon y llevaron a un neurosiquiátrico. Por confundirlo con un líder manifestante, por robar un pan, etc., terminó en la cárcel. Las calles están repletas de policías. Ante el mínimo incidente aparece un policía y un camión para cargar al que infringe la ley y llevarlo a la cárcel por unos días según la gravedad del incidente.
El fuerte control no escapa a la propiedad privada. Siguiendo con la película, el presidente de la fábrica tiene un sistema de monitoreo de todo el personal. Con cámaras ve a través de una pantalla todo lo que sucede en cada rincón de la producción. Y además puede darles órdenes a los trabajadores a través de otra pantalla que muestra su cara y su voz en vivo. Y todos obedecen. Es una especie de panóptico como el concepto de Michael Foucault.
Al respecto podría decirse que “a partir del siglo VIII se impone un proceso de individualización descendente, desde arriba para todos los individuos. En la producción de la ‘normalidad’, a través de las sujeciones a las normas de los diferentes roles sociales… se producen también individuos. En el adiestramiento minucioso de los cuerpos, resultado de los dispositivos panópticos..” (Heler. Pág.157)
Tal es fuerte presencia del estado y las instituciones que los sujetos se construyen en base a ellos, se sienten identificados y establecen una relación afectiva. Por ejemplo, Juan de 85 años cuenta que “una especie de sueño, no se si algún día lo podré cumplir, es sacarme una fotografía acá con mi familia, porque mis hijos aprendieron a decir “Cámara Argentina de la Construcción” antes que “papá”. Incluso Jorge, el mayor, fue presidente de esta Delegación. A la Cámara siempre la he querido mucho”.

Por otro lado, a la estandarización y producción en serie, también está ligado el consumo de bienes. En la película se puede observar cuando pasan la noche en la tienda de ventas. Consumen diferentes productos pero sin comprarlos, hacen uso del bienestar que brinda el capitalismo a unos pocos. Dada la desigualdad social los personajes son marginados del sistema y no tiene posibilidades de comprarlos. “La apropiación desigual de los bienes culturales no es, en nuestras realidades, un dato nuevo. Desde las posibilidades de acceso a la educación y al disfrute de ciertos productos artísticos, a las posibilidades de vivir en condiciones habitacionales dignas y a poder disponer de tiempo libre, el terreno del consumo ha sido, tanto como el terreno de la producción, terreno de distinción y exclusión social.” (Mata. Pág.23)
Tal es así que la película muestra como la era moderna busca el bienestar y el progreso a través de la producción industrial, pero se olvida de los sujetos. Y ejemplifica sátiramente a los dos marginados del sistema, Chaplin y la mujer, tratando de insertarse en el sistema, para poder tener un proyecto de vida acorde a los valores dominantes que declara la sociedad.

Se ha intentado construir la matriz de pensamiento del proyecto de la modernidad. Ha quedado en claro que los cambios en el sentido del tiempo de producción, la nueva organización del saber, la organización del estado moderno y las instituciones como reguladores de conductas, y las nuevas formas de producción que instauró la era industrial, han provocado transformaciones en la vida cotidiana de los sujetos sociales. Los sujetos han sido partícipes de los procesos políticos, económicos, históricos y culturales de esta época determinada.
MLG.
1 Trabajo realizado en el "Seminario de Tranformaciones culturales y educación". FPyCS. UNLP.

Bibliografía
Argumedo, Alcira. “Los silencios y las voces en América Latina”, Cap.2 “La Matrices del Pensamiento Teórico-Político”.
Caruso, M y Dussel, “De Sarmiento a los Simpsons. Cinco conceptos para pensar la educación contemporánea” Cap.1 “Cultura y escuela”. Ed. Kapelusz. Buenos Aires.
Heler, Mario, “Individuo. Persistencia de una idea moderna” Cap.7 “Etapas en el desarrollo de la noción moderna de individuo”
Martín-Barbero, Jesús, “De los medios a las mediaciones”, Segunda Parte: Introducción y Cap.1 “El largo proceso de enculturación” 1987. Ediciones G. Gili.
Mata, María Cristina, “Nociones para pensar la comunicación y la cultura masiva”, Centro de Comunicación educativa La Crujía
Mead, Margaret, “Cultura y compromiso” Cap.1 “El pasado”, cap.2 “El presente”.
Nassif, Ricardo, “Teoría de la educación” Cap.3 “La educación en la perspectiva cultural general”. 1982. Editorial Cincel. Buenos Aires.
Película “Tiempos Modernos” de Charles Chaplin, 1936, EEUU.